Hace unos días saltaba la polémica en el sector de los juegos de mesa y una compañía española SD Games se veía envuelta. El departamento de Afers Socials de la Generalitat de Catalunya abrió un expediente de oficio por considerar que el juego “Que no se te caiga el jabón” (2017, Bruun Pedersen, M.) podría estar alentando delitos de odio.

Estamos, por tanto, ante una situación de crisis. Una crisis es cualquier evento en el que se interrumpe la actividad normal de una empresa. Si esa crisis, además, puede dañar la imagen pública de la compañía estamos ante una crisis de comunicación. Y, en este caso concreto, no estamos hablando de unos comentarios aislados en redes sociales, si no que implica a instituciones públicas investigando un delito tipificado. Estamos ante un hecho grave.

Antecedentes

SD Games es una empresa española procedente de Barcelona que nace en 2015 con el objetivo de distribuir juegos de mesa modernos creando su propio catálogo de juegos. Su vocación, tal y como indican en su página web[1], es distribuir y producir juegos de autores españoles para darles una mayor visibilidad, ya que, en su opinión, están infravalorados.

En la actualidad cuentan con un catálogo de 70 juegos de los cuales tan solo el 2% es de autores españoles.

El 11 de diciembre de 2019 el departamento de Afers Socials abrió un expediente de oficio sobre el juego “Que no se te caiga el jabón” (2017, Bruun Pedersen, M.) y remitió el juego a la Fiscalía de delitos de odio[2].

Fueron las redes sociales, concretamente Twitter y el tuit del usuario Oriol Morales i Pujolar, quienes denunciaron públicamente que el juego poseía un fuerte componente homofóbico. Tras la actuación de Afers Socials, JxCat presentó en el Congreso de los Diputados una batería de preguntas sobre el juego, ya que, en su opinión, se habrían cometido delitos de odio y discriminación[3]. JxCat esperaba que el Gobierno sancionara a la empresa distribuidora, SD Games.

El juego está plagado de clichés carcelarios que son soeces y muy burros. Se banaliza constantemente con la violencia en prisión y cuenta con personajes hipersexualizados.

La polémica no era nueva, en noviembre de 2018 Owen Duffy lo había señalado en Medium[4].

“Que no se te caiga el jabón, no es solo grosero y ofensivo, si no que fomenta activamente actitudes y estereotipos peligrosos. Degrada y menosprecia a las víctimas de violación, y se burla del colectivo LGTBI”.

Si bien es cierto, que Duffy reconoce que el propio autor del juego, Martin Bruun Pedersen, lo enmarca todo desde un tono jocoso y que no hay que tomárselo en serio dentro del marco del humor negro, es un juego totalmente innecesario, un intento de vender un juego poco imaginativo alimentándose de la polémica.

A pesar de la temática, SD Games decidió publicarlo en España, y la verdad es que el juego salió al mercado sin atisbos de polémica, de hecho, la Revista Mongolia lo sorteó en el mes de noviembre[5].

La respuesta de SD Games

Tras la denuncia de Afers Socials todos estábamos expectantes en conocer la respuesta de SD Games. Y esta llegó en forma de comunicado el 12 de diciembre de 2019. Un comunicado oficial en su página web “sobre la polémica causada por “que no se te caiga el jabón””[6].

A la vista de las informaciones aparecidas en los medios de comunicación relativas al expediente de oficio abierto por el Departamento de Afers Socials de la Generalitat de Catalunya sobre el juego para adultos “Que no se te caiga el jabón” y ante las manifestaciones y comentarios vertidos sobre el supuesto carácter homófobo del mismo, como distribuidores de dicho juego en España y afectados por esta situación deseamos puntualizar lo siguiente:

En el primer párrafo ya podemos leer el “supuesto carácter homófobo”, esto es importante porque desde el primer momento dejan claro su posición como empresa, no consideran el juego homófobo.  Además explican el objetivo del comunicado, que es el hacer diferentes puntualizaciones.

En primer lugar, queremos manifestar nuestra más absoluta condena y repulsa contra la homofobia, el racismo, el antisemitismo y cualquier otra conducta discriminatoria. No es este el objetivo de un juego cuyo objeto no sólo es lúdico, sino que pretende poner de relieve, en un contexto satírico y cargado de humor negro, los graves problemas que actualmente presentan las cárceles: acceso a drogas, uso de armas, violaciones etc., e incitar a la reflexión sobre estas cuestiones.

Precisamente la primera puntualización que quieren hacer es su “más que absoluta condena y repulsa contra la homofobia, racismo, antisemitismo y cualquier otra conducta discriminatoria”, es decir, empiezan con una condena a los hechos que se le imputan. Para a continuación destacar que el juego “pretende poner de relieve, en un contexto satírico y cargado de humor negro, los graves problemas que presentan las cárceles: acceso a drogas, uso de armas, violaciones, etc. e incitar a la reflexión sobre estas cuestiones”. Es decir, que estaríamos ante una especie de juego denuncia con un objetivo social y que se diseñó con esa idea.

Esa descripción del juego estaría muy bien si el juego no se basará en estereotipos que en la mayor parte de los casos no se corresponden con la realidad, si no con un imaginario colectivo. Si un juego quiere poner de relieve una problemática concreta debe aportar datos objetivos que indiquen la utilidad del mismo. Y, sobre todo, tienen que tener un aprendizaje implícito de por qué estos estereotipos son dañinos o por qué se está denunciando este hecho. Además, que esto choca directamente con las declaraciones hechas por el autor del juego Bruun Pedersen que afirmó que “hacer bromas sobre los estereotipos de la violación o el racismo es solo para divertirse[7]”.

Entendemos que, para algunas personas, nuestro juego podrá ser considerado de mal gusto y respetamos su postura, pero lo cierto es que la problemática que pone de manifiesto es, lamentablemente, un reflejo de una realidad dura, desagradable e incluso políticamente incorrecta pero innegable.

En el tercer párrafo reconocen que el juego podría “ser considerado de mal gusto” pero, vuelven a incidir en el que se expresa “un reflejo de una realidad dura, desagradable e incluso políticamente incorrecta pero innegable”, es decir, vuelven a subrayar el carácter de denuncia social del juego.

El juego que comercializamos, “Que no se te caiga el jabón”, debe valorarse desde la perspectiva del artículo 20 de la Constitución Española, al constituir una producción artística cuya libre difusión y ausencia de censura, protege la normativa vigente, al encuadrarse en el respeto a los derechos constitucionales.

A continuación, el comunicado continúa con un elemento inédito hasta este punto, se alude a la legalidad vigente para defender la existencia del juego. Es decir, que es totalmente legal sacar este juego al mercado.

Desde SD GAMES nos ponemos a disposición de las autoridades judiciales y administrativas para cualquier aclaración o concreción que deseen efectuemos sobre nuestro juego. Un juego creado por FAT FOX GAMES, cuyo lanzamiento en varios países de la Unión Europea se produjo hace unos dos años sin que hasta la fecha conste denuncia o requerimiento alguno.

La editorial, como no podría ser de otra manera, se pone a disposición de las autoridades y resalta que hasta ahora el juego no ha contado con ninguna denuncia en ninguno de los países que se ha lanzado. A pesar de que, como hemos visto con anterioridad, sí contaba con voces críticas.

SD GAMES muestra su absoluta repulsa ante cualquier tipo de comportamiento homófobo o racista. Desde nuestra empresa defendemos la libertad de expresión dentro de la legalidad vigente, sin que ello implique incurrir en actuaciones vejatorias o discriminatoria, que condenamos totalmente.

Y, finalmente, cierran el comunicado reiterando su condena hacia los comportamientos homófobos o racistas y su defensa a la libertad de expresión.

Estructura del comunicado

  1. Objetivo
  2. Condena
  3. Juego denuncia
  4. Legalidad
  5. Disposición de colaboración con la autoridad
  6. Condena

Evaluación de la comunicación de crisis

Lo primero que hay que evaluar positivamente es que SD Games actuó de forma rápida. La primera regla en caso de una crisis de comunicación es responder en tiempo y en forma. Una vez que el foco mediático lo tenemos sobre nosotros, es mejor que nosotros seamos la fuente principal de información. En el caso de SD Games optaron por un comunicado en el que mezclaron un argumento ético (juego de denuncia social) con un argumento legal (libertad de expresión).

En una crisis de comunicación es importante simplificar los mensajes lo máximo posible, tienen que ser claros y concisos, consolidando un argumento que podamos repetir durante toda la crisis. La editorial en un mismo comunicado pretende defender el supuesto objetivo social del juego (argumento ético), que afirman que podría considerarse de mal gusto, y la libertad de expresión que tienen para publicarlo (argumento legal). Estamos ante una incoherencia comunicativa. Por lo que la audiencia se encuentra que no entiende cuál es la postura de la empresa y no termina de comprender porque ha decidido lanzar un juego de mal gusto para denunciar la situación crítica de las cárceles. ¿Si la opinión pública te acusa de lo que pretendes defender tan vehementemente no se estará desvirtuando tu objetivo?

A la hora de hacer un comunicado en caso de crisis debemos identificar muy bien cuál es el problema que ha originado la crisis. La causa en este caso es la acusación de que el juego es homófobo. Y, a partir de esa causa, construir nuestro argumentario.

Hay que poner en contraste la acusación con la realidad, es decir, indagar si es verdadera o falsa. Si es verdad y hemos editado un juego homófobo, quiero creer que por error o desconocimiento, solo hay un camino: reconocer el error, pedir perdón y retirarlo del mercado. Si la acusación es falsa, debemos explicar con claridad, coherencia y concisión por qué lo es. En este caso concreto, lo más sensato hubiera sido basar el comunicado únicamente en la libertad de expresión y los límites del humor obviando la parte de la denuncia social que fue el mayor error en la comunicación de crisis de SD Games. Es decir, optar únicamente por la vía legal y dejar al margen la ética (difícilmente justificable viendo imágenes del juego).

Solo el tiempo podrá decir que consecuencias habrá tenido para SD Games, de momento no parecen muy preocupados y mantienen el juego en la portada de su web.

Y a vosotros ¿qué os ha parecido la gestión de esta crisis por parte de la editoral?


[1] https://playsdgames.com/sobre-nosotros/ Consultada el 8 de enero de 2020.

[2] https://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2019/12/12/juego-nombre-caiga-jabon-indigna-colectivos-lgtbi/00031576163193261200847.htm Consultada el 8 de enero de 2020.

[3] https://www.lavanguardia.com/politica/20191213/472195134331/jxcat-denuncia-juego-que-no-se-te-caiga-el-jabon.html Consultada el 8 de enero de 2020.

[4] https://medium.com/@owen_duffy/in-october-this-year-i-went-to-the-annual-internationale-spieltage-game-fair-in-essen-germany-b39ff44b666 Consultada el 8 de enero de 2020.

[5] https://www.revistamongolia.com/noticias/sorteamos-juegos-de-que-no-se-te-caiga-el-jabon Consultada el 8 de enero de 2020.

[6] https://playsdgames.com/noticias/comunicado-que-no-se-te-caiga-el-jabon/ Consultado el 12 de enero de 2020.

[7] https://boardgamegeek.com/boardgamedesigner/111180/martin-bruun-pedersen “Remember,making fun of rape and racist stereotypes is just for fun” Consultada el 14 de enero de 2020.